Reciclaje y economía circular

Alrededor de 25,8 millones de toneladas de residuos plásticos se generan en Europa cada año. Menos del 30% de dichos residuos se recolecta para reciclar. De esta cantidad, una parte importante sale de la UE para ser tratada en terceros países, donde la normativa medioambiental permite mayor contaminación, y otra parte acaba en nuestros mares o en vertederos.

Se estima que la producción de plásticos y la incineración de residuos plásticos generan en todo el mundo aproximadamente 400 millones de toneladas de CO2 al año. Usar más plásticos reciclados reduce la dependencia de la extracción de combustibles fósiles para la producción de plásticos y frena las emisiones de CO2. El potencial de ahorro de energía anual que se podría lograr mediante el reciclaje de todos los desechos plásticos mundiales es equivalente a 3,5 mil millones de barriles de petróleo por año.

La Economía Circular mejora la eficiencia en el consumo de recursos de nuestra Tierra, mediante la conservación de materiales y la transformación de los residuos en materias primas secundarias.

El modelo antiguo de una sociedad de consumo de “usar y tirar” nos ha llevado a una catástrofe ambiental. La Unión Europea ha comenzado a actuar con la Estrategia Europea para los Plásticos en una Economía Circular adoptada en 2018 y el Pacto Verde Europeo lanzado en 2019.

Por eso, en Sostenplas abogamos por un modelo de Economía Circular y sostenible en el que los recursos sean conservados y reutilizados.

es_ES